laptop Keyboard with red Content button, work concept. 3d rendering

Qué es un CDN y para qué sirve

Internet está formado por miles de ordenadores y servidores conectados entre sí. Una red que recorre todo el mundo y que nos permite estar conectados desde cualquier país. Pero el problema viene cuando, por ejemplo, quieres conectar con una web situada geográficamente muy lejos. Todo esto se traduce en tiempos de carga muy lentos, lo que significa en pérdida de visitas. Todo esto se soluciona con los CDN, facilitando una red que mejora los tiempos de carga de las páginas web.

A continuación te contamos qué son exactamente los CDN, para qué sirven, cómo funcionan y por qué son tan interesantes de contratar.

Qué es un CDN

CDN son las siglas de Red de Distribución de Contenido o Content Delivery Network en inglés. Es decir, es una red que reparte el contenido web por miles de servidores localizados geográficamente por todo el mundo.Todos estos servidores contienen copias locales de la web a la que se quiere acceder, tanto las imágenes como el código y estilos. De esta forma, el visitante puede acceder a una copia de la web de manera inmediata desde el servidor más cercano.

Pongamos un ejemplo. Un usuario quiere acceder a una web de América pero reside en Barcelona. El tiempo de carga y la latencia son enormes si accede directamente desde un punto al otro. Sin embargo, hay un servidor CDN con una copia en Madrid, por lo tanto se le descargará esa copia en cuestión de milisegundos de manera automática.

Cómo funcionan y para qué sirven

Principalmente un CDN sirve para mejorar la experiencia del cliente que visita la web. Para ello, los CDN cuentan con unos sencillos componentes que permiten distribuir todo el contenido de forma instantánea.

Los CDN se componen de 3 elementos indispensables para establecer esta red distribuida y son: 

  • El servidor de origen, como punto de partida y donde está alojada la web.
  • Los nodos CDN, repartidos por toda la geografía y en el cual se envía una copia de la web original.
  • Usuario final, que realiza la petición al servidor y, dependiendo de donde esté situado, un nodo CDN le envía una copia local de la web.

La copia que se envía a los nodos CDN no son la web entera como tal, sino que se envían datos estáticos. Todos esos datos suelen ser vídeos, imágenes, estilos, código o audios, es decir: todos los elementos pesados de la web y lo que más se tarda en descargar. De este modo, un CDN sirve para aliviar la red de envío continuado de datos pesados.

Beneficios de contar con un CDN

Como se venía diciendo, el principal beneficio es mejorar velocidad y rendimiento. Gracias a eso, el tiempo de carga es menor, lo que se traduce en una mejora de la experiencia del usuario y, por consiguiente, en una mejora del posicionamiento orgánico en buscadores. Son muy útiles en web como comercios electrónicos, servicio de streaming y todas aquellas web de carácter internacional con bastantes elementos multimedia en general.

Ahora que conoces todo lo que puede aportar un CDN, lo recomendable es que contrates uno para tu web, independientemente de lo que trate la página. El más conocido es Cloudflare, que es de los más seguros: trabaja a nivel mundial y además cuenta con servicio gratuito. No lo dudes y aprovecha lo que ofrece un CDN.

Los comentarios están cerrados.