Beautiful woman is scanning her face with facial recognition system Smart phone

Cómo funciona el reconocimiento facial y para qué se utiliza

La evolución de la tecnología en los últimos años nos posibilita realizar acciones que hace unos años solo estaban dentro del marco de la ciencia ficción. Una de ellas es el reconocimiento facial que hoy utilizamos, por ejemplo, para desbloquear un teléfono móvil o para etiquetar fotos.

El uso del reconocimiento facial cada vez se aplica en más campos y la tendencia en los próximos años es que la utilicemos de forma habitual, ya que grandes empresas como Google o Amazon están apostando por ella.

Qué es el reconocimiento facial

El reconocimiento facial es un sistema de identificación biométrico (estudio de los datos físicos) que permite reconocer la forma y estructura única de un rostro, y para ello utiliza complejos procesos matemáticos y algoritmos de coincidencia.

Cómo funciona el reconocimiento facial

Un programa de reconocimiento facial funciona de la siguiente forma.

  • Captura la imagen del rostro de una persona que puede ser bidimensional o tridimensional.
  • Acude a una base de datos para comparar la información biométrica de esa imagen con las incluidas en esa base de datos.
  • Se identifica la imagen que tiene un mayor porcentaje de similitud (siempre que esté por encima de un valor mínimo).

Con el uso de cámaras 3D se pueden tener en cuenta aspectos como la profundidad y las sombras obteniendo resultados muchos más precisos a lo hora de utilizar el reconocimiento facial. 

Para qué se utiliza actualmente el reconocimiento facial

Son muchas las aplicaciones del reconocimiento facial como sistema de seguridad de dispositivos móviles o búsqueda de personas. Poco a poco se va aplicando en una gran variedad de campos entre los que podemos destacar.

  • Control de seguridad de los aeropuertos. Muchos aeropuertos están utilizando esta tecnología para acelerar los controles de seguridad.
  • Reconocimiento facial en el comercio. El reconocimiento facial permite identificar a los clientes y mostrar ofertas personalizadas a sus gustos y necesidades (publicidad segmentadas).
  • Organización de fotografías. El uso de las cámaras de los teléfonos móviles hace que se acumule gran cantidad de fotografías. Con el uso del reconocimiento facial se facilita su organización y clasificación, como por ejemplo con Google Photos.
  • Hogares inteligentes. El reconocimiento facial en hogares inteligentes permite, por ejemplo, reconocer qué persona está en una habitación y ajustar la temperatura de la misma a su gusto de forma automática.
  • Nuevas formas de pago. En los próximos años veremos cómo se empieza a utilizar el reconocimiento facial como forma de autentificación para realizar pagos (en China es posible pagar en los restaurantes KFC gracias a esta tecnología).
  • Otras aplicaciones. Son muchas las posibilidades de la tecnología de reconocimiento facial y se aplicará en educación, en el sector automovilístico e incluso en el sector sanitario.

¿Invade nuestra intimidad? 

Utilizar un detector facial es un método seguro de reconocer a una persona, sin embargo, su uso está envuelto en un dilema ético por el riesgo existente de invasión de la intimidad. Las cámaras obtienen imágenes sin el consentimiento de las personas, por lo que un uso no controlado ni legislado del reconocimiento facial puede poner en riesgo la privacidad de las personas.

Otro aspecto controvertido es la creación de bases de datos de imágenes que contienen fotos de personas que no han dado su consentimiento, y que son utilizadas por sistemas de reconocimiento facial.

El reconocimiento de caras se utiliza cada vez más en sistemas de seguridad y autenticación. Cada rostro tiene unas características biométricas distintas y gracias al uso de cámaras 3D y complejos algoritmos matemáticos, esta tecnología permite reconocer un rostro con gran precisión.

Los comentarios están cerrados.