Pagar con el móvil: adaptaciones en mi tienda física

publicado en: apps, blog, empresa, moviles, tecnología | 0

En España, el número de clientes que paga en comercios utilizando su teléfono móvil asciende ya al 31,5%. Se confirma así la tendencia al alza que, según el Barómetro de Pagos Digitales de Mastercard de 2018, realizado por Inmark Europa, supone un incremento del 20% en los dos últimos años. Además de aquellos que utilizan este medio de pago, un 74,7% afirman conocerlo, por lo que se trata de una tecnología con mucho margen de crecimiento. De hecho, estamos todavía lejos de las cifras de países como China, donde el 77% de la población usa servicios de pago móvil.

 

Móviles que actúan como tarjetas

Para poder formar parte de esta revolución, no necesitas realizar grandes cambios en tu tienda. El pago con el móvil puede efectuarse mediante un TPV como el que podemos encontrar en cualquier establecimiento. Eso sí, debe ser un terminal con tecnología contactless,que es la que, mediante el uso de chips con tecnología NFC, permite pagar acercando la tarjeta al dispositivo. Se trata del tipo de TPV que se instala normalmente en cualquier comercio a día de hoy.

Tus clientes podrán pagar utilizando el mismo terminal de pago que utilizan para la tarjeta, pero en lugar de una tarjeta bancaria, acercarán su teléfono. El smartphone entonces emitirá una señal que el TPV reconocerá y asociará a una tarjeta de crédito o débito, que el usuario ya habrá configurado previamente. De esta forma, el pago se realizará como si la compra hubiese sido realizada con dicha tarjeta bancaria, con las mismas condiciones y coberturas en caso de fraude o incidencia.

 

Aplicaciones muy seguras

El ofrecer este tipo de servicio no te supondrá ningún costeadicional, ya que los teléfonos se comportarán, a ojos del TPV, como si fueran tarjetas normales del banco. La seguridad es muy alta, mayor que en un pago tradicional con tarjeta. Y es que, para realizar los pagos, hay que desbloquear el teléfono y abrir la aplicación correspondiente. Esta aplicación normalmente necesita un número PIN propio, o que el usuario la desbloquee con algún método biométrico, como puede ser la huella digital, o el reconocimiento facial o del iris.

Entre estas aplicaciones puedes encontrar Google Pay, en dispositivos Android, o Apple Pay, diseñada para aquellos que utilizan el sistema iOs. También existe una específica para dispositivos Samsung, llamada Samsung Pay, que fue la primera en llegar a España. Estas apps, denominadas wallets,cuentan con una serie de entidades colaboradoras. Podemos añadir en la aplicación escogida las tarjetas de dichas entidades, para después utilizarlas para pagar con el móvil. Algunos bancos, como el BBVA, habilitan además su propia aplicación para que hagamos los pagos sin necesitar recurrir a terceros.

 

Otra forma de pagar con el móvil

Existen otros desarrollos alternativos, que pueden resultar útiles para aquellos que no quieran utilizar la tecnología NFC, bien porque su teléfono no dispone de ella o por cualquier otra razón. Entre ellos se encuentra Twyp Cash del banco ING, que funciona mostrando en la pantalla del smartphone un código de barras. Este código puede ser escaneado o tecleado en la caja registradora del comercio, y permite que éste realice el cobro directamente, como si hubiese sido abonado en metálico.

De momento solo está disponible en unas pocas cadenas de establecimientos en España, como DIA, Supercor, Hipercor o las estaciones de servicio Galp; aunque en otros países está muy extendido. Una de las ventajas de este sistema es que no necesitamos tener cobertura móvil para pagar y que, además de realizar pagos, permite retirar efectivo en las tiendas. Habrá que estar pendiente de sus avances, puesto que es un sistema muy atractivo para el cliente.

Dejar una opinión